- Publicidad -
Inicio Opinión Regreso a la Escuela Nacional de Policía
- Publicidad -

Regreso a la Escuela Nacional de Policía

Carta de un policía alumno de la ENP

Once de la mañana, miércoles, aquí estoy junto a mis compañeros de sección para hacernos la prueba de antígenos que la DGP ha puesto a nuestra disposición para ver si seguimos sanos y podemos volver a la ENP con el resto de secciones de nuestro turno.

Esperas una cola, esta vez mucho más corta al convocarnos por secciones en diferentes días y horas, y llega tu turno. Te sientas en una silla y dos futuros compañeros te explican amablemente que solo sentirás apenas una molestia. Son 10-15 segundos pero sí, algo molestos, aunque no tanto como la incertidumbre. ¿Y si doy positivo?, ¿cuándo podré reincorporarme?, ¿perderé muchas clases? 

Regresas a casa con el móvil en la mano con la esperanza de que no se produzca esa llamada en la que te comuniquen que por un maldito virus no puedas volver a la academia donde ya empiezas a sentirte parte de una gran familia.

Son las 15 horas, y no se ha producido. Por fin respiras tranquilo, sabes que no has dado positivo, el día convocado te reincorporas a la academia. Antes de la prueba dejaste la maleta hecha porque, si algo aprendiste como opositor, es que la fe no se pierde nunca. Repasas la lista de cosas que faltan y ya estás preparado para el retorno. 

Regresamos con dos compañeros, aprovechamos y compartimos coche para ahorrar gastos y hacer más ameno el viaje. Desde Madrid llegamos en apenas una hora. Es domingo y mañana empiezan las clases de nuevo, no queremos prisas y así tenemos tiempo para ir ordenando todo.

Por fin, tras varios paseos cargando maletas y libros, conseguimos dejar todo ordenado. Es el momento de acostarse y dormir. Mañana será un gran día.

Son las 7 y corro la cortina que hay junto a mi litera para ver el mejor amanecer, estoy en la Escuela Nacional de Policía, estoy viviendo mi sueño, aquel que apenas hace unos meses no sabía si podría alcanzar.

Nos duchamos y bajamos a desayunar. Hay que coger fuerzas porque hoy tenemos la primera prueba de educación física, el temido 1 500. 

Nos preparamos para ello, bajamos a la pista y tras las pertinentes instrucciones a la sección, empezamos a correr junto a nuestro binomio a la voz de “listos…¡ya!”. No fue para tanto, una molestia más, parecida a ese incómodo palito que nos metieron en la nariz antes de venir, pero algo necesario en nuestro camino a convertirnos en policías, y si antes moríamos por poder correr en esta escuela, cómo no íbamos a hacerlo con todas las ganas ahora. 

Terminada la prueba, es hora de ir corriendo a la ducha porque en apenas 20 minutos tenemos que estar en clase, aprendemos la disciplina que un buen policía debe tener y recordamos que ante una emergencia los segundos pueden ser vitales. Son esos segundos los que pueden suponer el poder salvar una vida o llegar tarde a un requerimiento urgente. 

No sabemos cómo, pero conseguimos estar a la hora en el aula duchados y listos para las siguientes clases del día. 

El día ha pasado volando, cenamos y a dormir, que mañana hay que levantarse pronto para estudiar y seguir nuestra formación, además tenemos prácticas de tiro. ¿Qué más se puede pedir?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más populares

Publicada la convocatoria de ingreso directo a la Escuela de Cabos y Guardias del Cuerpo de la Guardia Civil

El pasado mes de mayo se publicó en el BOE la oferta de empleo público para el ingreso de la Guardia Civil,...

Dispositivo especial para la Cumbre OTAN 2022

Entre los días 28 y 30 de junio tiene lugar la Cumbre de la OTAN en la ciudad de Madrid, por lo...

Detenido otro fugitivo de los más buscados por la Policía Nacional

La Policía Nacional pidió hace unos días colaboración ciudadana para localizar a los diez fugitivos más buscados del país. Algunos llevan más...

La Policía Nacional desarticula una organización criminal dedicada al tráfico de drogas desde Andalucía a Galicia

La Policía Nacional han desarticulado una organización criminal dividida dos grupos, uno ubicado en Ferrol (Galicia) y otro en las localidades...
- Publicidad -

Últimos comentarios